siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
MIRECOLES, 19 DE June DEL 2019 Ultima Actualizacion 6:02PM

Preso con Sida ataca con jeringa “contaminada” a agente del INPE

2019-04-16 20:37:48

Víctima denunció feroz agresión en pabellón que alberga a 700 internos

En el penal de varones de Cusco, conocido como Qenccoro, el temible Sida, o síndrome de inmunodeficiencia adquirida VIH, se esparciría por un interno infectado que ataca con una jeringa “ensangrentada” a sus compañeros, miembros de seguridad y otros.

La preocupante situación se ventila por una denuncia ante el Ministerio Público del agente de iniciales U.J.O.C., quien afirma haber sido víctima del recluso M.A.C.I., el pasado 25 de marzo en el pasadizo del primer nivel del pabellón 2 del penal ubicado en el distrito de San Jerónimo.

Según el documento, la violenta reacción fue alrededor de las 19:30 horas, el preso que es visto comúnmente inhalando terokal, le infirió repetidas veces con la aguja hipodérmica en el hombro y antebrazo derecho, aparentemente con sangre, hecho que le produjo laceraciones y heridas.

M.A.C.I. huyó del lugar, el agente comunicó por radio al alcaide José Arenas, notó que en ese instante hubo retraso en su llegada, después concurrió al tópico del establecimiento y no lo atendieron, después se apreciaría la misma sensación en administrativos del INPE.

Angustiado, sumido en depresión, U.J.O.C., fue a la Policía Nacional y luego a la fiscalía para dirigir la acusación en contra de Frans René Llamoca Huaynillo, director de EP varones; Margot Moreno Wu, sub directora; Walter Gutiérrez Fuentes, Jefe de División de Seguridad; José Arenas Navarrete alcaide; Fortunato Ramos Llasac, jefe de área de salud y los que resulten responsables.

Los presuntos delitos, por los que les acusa serían de homicidio en grado de tentativa, abuso de autoridad, omisión de actos funcionales, delito contra la salud pública, delitos contra la violación de medidas sanitarias.

Sobre este tema el secretario general del sindicato de trabajadores del INPE, Iván Huamaní Mendoza, denunció públicamente una presunta negligencia, pues aseguró que de acuerdo a protocolos, M.A.C.I., debió ser aislado por su condición pues amenazaba a reos, agentes y visitantes. Solo en su pabellón existen 700 internos.

“Se trata de la vida de una trabajador de comprobarse la contaminación por problema de salud, sería una situación muy gravísima, teniendo en cuenta que este trabajador tiene familia, hijos”, lamentó.

El INPE habría tenido conocimiento del virus que porta el agresor, incluso el 28 de febrero, casi un mes antes del ataque al agente por un documento que resumía “este interno tiene TBC (tuberculosis) y no cumple con su tratamiento, siendo un peligro latente de contagio también es portador del VIH y amenaza a la población con un objeto punzo cortante con la intensión de contagiar… en el ambiente 13 vomita sangre constantemente”.

En otro documento, presentado aparentemente a la dirección, los mismo reos que trabajan en el interior hicieron conocer que “Desde hace cinco meses atrás viene frecuentando a nuestros locales de lugar de trabajo exigiendo de manera agresiva, portando consigo una jeringa descartable con su aguja respectiva, a exigir se le haga entrega de suma de dinero y que al no aceptar su requerimiento procede a sacar sangre de su brazo y con ello amenazar con agredir, tratarnos de inyectarnos…”.

De ser cierta estas denuncias, hechas con antelación para la separación de M.A.C.I., estarían en peligro magistrados que defienden a los presos, personal especializado como psicólogos, enfermeras, los mismos administrativos.

GRAVE CRISIS

Después de aquella noche de marzo la vida del agente U.J.O.C., no es la misma, el indicó atravesar una crisis, ve peligrar su vida, decae constantemente, se debilita, pierde de peso, vomita constantemente, sufre de mareos, dolores de cabeza y ha decidido ingerir retrovirales que le generan malestar, su familia e hijos sufren al verse afectada.

¿QUÉ ORIGINÓ EL ATAQUE AL AGENTE?

Según la denuncia interpuesta al Ministerio Público en los últimos meses los presos muestran hostilidad y reacciones agresivas, y hasta se habrían amotinado, por una decisión verbal de la administración del INPE Cusco en medidas en contra de los internos: no estarían inscritos en áreas de trabajos, educación o no estarían pagando servicios de agua, luz, matrículas y otros.

TENSA ESPERA DE RESULTADOS

U.J.O.C., al no hallar apoyo, ayuda de su institución, fue con sus propios medios al hospital regional del Cusco, a Procet, para someterse a los análisis, lamentablemente los resultados no son inmediatos y demorarán seis meses; mientras tanto se sume en profunda depresión.

MAS NOTICIAS