siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
MIRECOLES, 19 DE June DEL 2019 Ultima Actualizacion 6:02PM

Venezolanas y peruanas atendían en burdel clandestino

2019-04-07 20:41:28

La policía ingresó y puso al descubierto local en la vía Expresa

La prolongación de abandonada Vía Expresa, del distrito de Wanchaq, es lugar principal para que jovencitas ofrezcan servicios sexuales; aquí, a uno de los tantos establecimientos de luces psicodélicas ingresaron agentes policiales que fingían ser ansiosos parroquianos.

Se trataba del “Bunker”, ubicado en la vivienda B-8, de instalaciones pequeñas, y por muy pequeña que era mantenía a cerca de una docena de féminas con diminutas prendas que no solo ofrecían su compañía, sino cariño venezolano.

Al ritmo de una bachata y reguetón atrevido, la autoridad hizo desfilar a las damas, mientras que libidinosos parroquianos eran identificados, por si entre ellos había algún energúmeno al margen de la ley. Otros simplemente dormían creyendo estar en “el paraíso”.

En el lugar de escasa higiene, con muebles vetustos, precarios equipos de sonido, y hasta un balón de gas en medio, laboraban seis señoritas de nacionalidad venezolana y cuatro nacionales.

Vecinos del lugar son testigos de cómo cada fin de semana venezolanas que escaparon de su país por la crisis, ofrecen sus servicios, hecho que la policía nacional en sus facultades pudo evidenciar, presumiblemente, los presuntos delitos de proxenetismo o rufianismo.  Cada una de ellas podía ser tomada por algunas horas previo pago de alguna botella de alcohol.

En un principio un sujeto que hacía de seguridad impedía el paso de las autoridades, pero tuvo que ser reducido, y después de las diligencias; las damitas desfilaron esta vez a la van de la policía nacional. A su paso podía apreciarse que tan bellas, de buenas figuras y atributos, estaban sumidas en el bajo mundo.

Después de la intervención se quiso identificar al propietario, pero lamentablemente no se pudo, el venezolano Rene Alejandro Pizarro Debre (35) que regentaba el establecimiento dijo no conocer al o los propietarios.

Del operativo se esperó el cierre del local, pero un funcionario de la Municipalidad de Wanchaq señaló que el local no podía ser clausurado porque no tenía dueño, lo cual hacía deducir que al día siguiente seguiría funcionando y así fue, continúa la atención.

MAS NOTICIAS