siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
VIERNES, 24 DE May DEL 2019 Ultima Actualizacion 6:02PM

Antros en zona de Avenidas Grau, Ejército y Regional utilizan “jaladoras” para atraer clientela adolescente

2019-03-10 20:52:16

Mujercitas se ubican en zonas estratégicas y acechan como cazadoras a sus presas la salida de los estudiantes

Al parecer en Cusco no hay que buscar mucho para literalmente encontrar en cada calle una casa convertida en un bar, no hay que abrir mucho los ojos para ver a dos o tres menores de edad bebiendo cerveza u otro elixir espirituoso quienes luego, al llamado de un grupo de mujeres “jaladoras”, ingresan a locales marginales de dudosa reputación donde pierden la conciencia, el tiempo, el dinero y se exponen al peligro.

Estamos en condiciones de afirmar,  gracias al trabajo de los reporteros del MATUTINO, que en zonas aledañas a instituciones educativas, desde colegios, institutos y universidades existen antros encubiertos que funcionan  en el interior de casas comunes y corrientes, pero al trasponer sus muros se descubre que dentro son bulliciosos bares especializados en estudiantes. Se trata de un submundo donde adolescentes y jovencitos no pueden resistirse al llamado de las “jaladoras” y se echan en brazos del vicio.

La mayoría de estos locales se ubican en la zona de Avenida del Ejército y Regional, antes lucían sus nombres en la puerta pero tras múltiples intervenciones optaron por refugiarse al interior de viviendas aparentemente familiares donde envilecen a la juventud a puerta cerrada y para atraer a la clientela utilizan precisamente a jovencitas de regular ver que atraen a los clientes, los convencen y acompañan hasta la misma puerta.

Parece que la policía, fiscalía de Prevención del delito y ejecución coactiva de la Municipalidad del Cusco se cansaron de realizar operativos, cerrar antros y luego ver cómo estos volvían a abrirse clandestinamente, la labor de las autoridades se asemeja al trabajo de Sísifo y todo hace indicar que se cansaron de batallar inútilmente porque al parecer a los dueños de estos locales no les pasa nada.

Todos los días, a plena luz del sol, intrépidas jovencitas acechan a estudiantes, se acercan, los abordan, convencen y prácticamente de las manos los llevan hacia una puerta, hacen el toque consabido, les abren y a comenzar con la juerga.

Uno de los puntos preferidos para “cazar a las presas” es el paradero contiguo al puente Grau, esa es una zona estratégica porque se halla al lado de un local universitario, colegios y academias e institutos. Las jovencitas se ubican estratégicamente y cumplen con su trabajo de llevar “carne” para el antro. El Grupo Terna de la policía por ahora parece que no descubre todavía el vil negocio o quizá ya lo descubrió y prepara una intervención que ponga fuera de juego a los antros.

MAS NOTICIAS