siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
MIRECOLES, 20 DE March DEL 2019 Ultima Actualizacion 6:02PM

Parque industrial se convirtió en la nueva fábrica del vicio y la perdición

2019-02-10 20:44:43

Dueños de antros agrupados en la asociación “Boulebar del Parque Industrial” imponen la informalidad de su ley

“Mientras autoridades discuten, antros se aprovechan” fue el titular del MATUTINO del último jueves 7 de febrero donde dio cuenta del entredicho entre el alcalde de Wanchaq David Mormontoy y el fiscal de Prevención del Delito Eduardo Poblete respecto a los antros del Parque Industrial. El fin de semana reporteros de este medio de prensa  recorrieron toda la zona en horas de la noche y lo que encontraron corroboró que los dueños de las discotecas, night clubes y demás cuchitriles, agrupados en el denominado “Boulebar del Parque Industrial” por ahora se están imponiendo a la autoridad y el lugar podría ser declarado, como en los negros tiempo del terror senderista en “zona liberada”, pero para el vicio y la perdición.

Los  vecinos del Parque  Industrial  se encuentran al  borde  de la desesperación porque la proliferación de los centros nocturnos no solo afecta su calidad de vida  sino también se constituye  en una seria  amenaza para su seguridad. Sorprendente y sospechosamente los  antros  de la perdición imperan  impunemente al margen de la ley y amenazan a la población  y la sociedad.

Según  los  datos obtenido por el equipo de prensa, sólo  en la zona existen 18 nitgh clubes que todos  los  días  funcionan marginalmente, sin autorización alguna, prácticamente durante las 24 horas proveyendo desde bebidas hasta servicios carnales a los  habidos parroquianos que  pululan y son asiduos  concurrentes  a este  tipo de lugares

El reporte gráfico que les presentamos no es más que un registro de la decadente  realidad que  a diario se aprecia en la Vía  Expresa y el Parque  Industrial; mujeres  en prendas diminutas,  casi desnudas, ofertando todo tipo de servicios, damitas gentiles, cariñosas, insinuando el ofrecimiento de amor a sus ocasionales clientes y dando calor a la noche.

Una  de las principales  consecuencias  del libertino  funcionamientos de estos lugares bautizados vulgarmente como “putiblubes”,  es la inseguridad. Vimos y captamos por ejemplo a un  sujeto que “cogoteó” a  un  joven para  conducirlo hasta donde se encuentran las graderías construidas por Carlos Cuaresma, donde procedió a agredirlo brutalmente. Estas gradas son verdaderas trampas donde delincuentes se camuflan para asaltar a los parroquianos de los bares.

De la Vía Expresa la violencia se traslada al Parque Industrial que se convierte  en escenario de brutales y violentas  batallas  campales donde algunos  indeseables, fuera de sí, se arman con todo tipo de filudos y contundentes objetos para atacar a sus contrincantes.

Como diría Lavoe, esta zona sí es una verdadera “selva de cemento”. Los guardianes de los antros no dudan en arrojar a la calle a los jovencitos que, totalmente ebrios, ya no tienen dinero para seguir gastando. Los echan y avientan al peligro de la calle. Las mujeres tampoco se salvan de la violencia, muchas son agredidas por la fuerza bruta de algunos energúmenos.

Muchos de estos clubes nocturnos lucen el cartel de “clausura” pero sus dueños se ríen de la medida porque siguen atendiendo por puertas laterales. Tanta es la desidia y abandono de las autoridades que hasta los serenos se quedan dormidos en lugar de poner orden. El Parque Industrial es ahora una verdadera factoría de alcohol, sexo, violencia e inseguridad.

MAS NOTICIAS