siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
JUEVES, 22 DE August DEL 2019 Ultima Actualizacion 6:02PM

Hoy se cumplen 100 años de la conquista de las 8 horas en el Perú

2019-01-14 21:01:25

El gobierno de José Pardo tuvo que rendirse ante el empuje de la lucha obrera nacional

Hace 100 años, un 15 de enero de 1919, el gobierno de José Pardo y Barreda, acorralado por una huelga general del movimiento obrero limeño, se vio obligado a promulgar  la jornada laboral de ocho horas. El largo camino de los derechos había empezado en 1904, cuando los obreros portuarios demandaron sin éxito esa jornada; pero tuvo su inicio histórico en un acto celebrado el 1 de mayo de 1905 en la Federación de Obreros Panaderos “Estrella del Perú”.

La lucha de los trabajadores peruanos se prolongó a lo largo de casi cinco quinquenios  pero fue luego del fin de la Primera Guerra Mundial, que generó un inesperado enriquecimiento de la burguesía y, a la vez, un alza de los productos alimenticios y de los alquileres, que creció el malestar general en la población, también la represión se hizo más violenta.

Sin embargo  desde que se expidió en 1918 la “Ley Manzanilla” sobre el trabajo de mujeres niños que estableció para ellos la jornada de ocho horas, grupos de dirigentes empezaron a organizarse para que dicha jornada sea igual para todos los obreros.  

El 3 de diciembre de 1918 entraron en huelga la fábrica de tejidos “El Inca” y se les fueron uniendo los obreros de la fábrica de tejidos de Vitarte, El progreso, San Jacinto, La Victoria, La Unión, los obreros panaderos. Es en este momento que el movimiento por la jornada de las ocho horas prueba su existencia como una organización sindical fuerte.

El 13 de enero de 1919, a las 4 de la mañana, se acordó la huelga general, Lima y Callao estuvieron paralizadas no funcionaron fábricas, ni talleres, se produjeron enfrentamientos con la policía resultando muchos heridos. El día 14 de enero los obreros atacan el cuartel del arsenal, chocando con la resistencia de los soldados, los trenes al Callao no pudieron salir ya que activistas volaron la línea férrea y todo el comercio cerró; el único vehículo que transitaba en las calles era del comité de huelga.

El día 15 de enero, aún no se había llegado a la solución de la huelga y una delegación de la Federación de Estudiantes, encabezada por Víctor Raúl Haya De la Torre, intentó tranzar con el gobierno de Pardo para acabar con el conflicto, proponiendo “nueve horas”, pero sin resultados.

Al final ante la presión y magnitud que tuvo la huelga, el gobierno expide un Decreto Supremo en el cual se establece obligatoriamente, en todo el país, la jornada de las ocho horas diarias de trabajo (la cual tardaría en hacerse general). El movimiento sindical había triunfado, el largo camino por los derechos se había concretado pero era solo un alto, porque las jornadas de lucha prosiguen a cien años de la histórica jornada.

MAS NOTICIAS