siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
VIERNES, 21 DE September DEL 2018 Ultima Actualizacion 6:02PM

Avícolas beneficiaban pollos en condiciones inmundas y atentatorias contra la salud

2018-08-23 19:44:19

Operativo de Fiscalía de Prevención de Delito, SENASA y policía detectó 4 centros de matanza y desplume clandestinos en San Jerónimo

Agentes pertenecientes a la Unidad de Seguridad del Estado, con participación de la Fiscalía de Prevención de Delito y funcionarios de SENASA, intervinieron en horas de la madrigada de ayer cuatro centros informales de beneficio de aves, donde se encontraron no solamente serias irregularidades sino que operaban en condiciones extremadamente repugnantes e infectas.

Las Avícolas intervenidas fueron la denominada “Quispe”, de propiedad de Claudio Quispe (44), ubicada en la calle Victoria Nro. A-41– San Jerónimo, donde se constató indumentaria inadecuada para el degüelle, desangrado, escaldado y desplumado; asimismo dicho establecimiento no es apto en la productividad de beneficio de aves. Las otras avícolas intervenidas fueron la ubicada en la Calle 4 de la Asociación Pro Vivienda Ayllu, de Carlos Sullca (44) donde hallaron 80  aves muertas.

También se intervino la granja “Gonzalito”, sito en la calle Rau Rau S/N de San Jerónimo, propiedad de Sarita Gonzalo (27) y finalmente una avícola sin nombre, ubicada en la Urb. Los Andes lote G-22, de propiedad de Eulogio Supho (34), donde se constató las mismas condiciones insalubres y atentatorias contra la salud pública.

Las acción policial permitió el decomisó de 80 aves, con un aproximado de 249.20 kg., las cuales fueron internadas en el camal municipal de San Jerónimo, para posteriormente ser incineradas por no ser aptas para el consumo humano.

Durante los operativos efectivos policiales constataron que aves muertas y asfixiadas que llegan en camiones desde la costa, eran peladas como si hubieran llegado vivas, incluso algunos cuerpos presentaban evidentes signos de descomposición y aun así eran beneficiadas.

Los establecimientos clandestinos carecían de las condiciones mínimas para esta industria; baste decir que sus mesas de beneficio eran de madera, cuando lo que ordena la norma es tener mesas de acero o, mínimo, de mayólica.

El olor en estas avícolas eran nauseabundo, las aguas donde se pelaban los pollos podrían equipararse con aguas servidas y según la fiscalía de Prevención del Delito no existe un mínimo de garantías para este negocio por lo que el fiscal Eduardo Poblete exhortó a la Municipalidad de San Jerónimo a poner mayor celo en el combate contra estos establecimientos que constituyen prácticamente un peligro público.

“Se visitaron los locales, ninguno tiene autorización, nadie cumple con el mínimo de garantías de salubridad, la municipalidad debe asumir competencia. Se hallaron aves muertas y enfermas. La persona que va comprar un pollo en el mercado no pregunta con qué murió el pollo, simplemente lo compra y pueden tener enfermedades dicen que esos pollos no los venden; pero no se sabe dónde están las aves”, precisó el fiscal.

MAS NOTICIAS