siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
JUEVES, 13 DE December DEL 2018 Ultima Actualizacion 6:02PM

Médicos y enfermeras del Hospital Regional abandonaron a herido que llegó baleado de Puerto Maldonado

2018-01-24 20:53:18

No querían recibir al paciente porque no tenía “transferencia” y por espacio de casi una hora lo dejaron tirado en una ambulancia

La falta de personal médico, de camas en cuidados intensivos, de equipos en los servicios de emergencia del Hospital Regional y de sentido humano entre galenos y enfermeras, pusieron en grave riesgo la vida de un ciudadano herido de bala en el rostro que llegó en ambulancia desde Puerto Maldonado y tuvo que permanecer, prácticamente abandonado, luchando contra la muerte, contando solo con  los gritos y lágrimas de su esposa e hija que rogaban e impetraban para que le atiendan. Pero por espacio de más de 50 minutos nadie acudió a su llamado, lo cual constituye incluso un ilícito penal de exposición y abandono de personas en peligro.

Cirilo Quehue Choquepuma es el nombre del infortunado ciudadano que en horas de la tarde del último martes 23 de enero recibió un balazo en pleno rostro cuando intentó defender a su esposa Violeta Callatupa Ataulluco quien era asaltada por dos sujetos que se desplazaban en una moto por inmediaciones del Barrio Magisterial, frente al Penal en la ciudad de Puerto Maldonado. Los facinerosos se llevaron la cartera de la mujer y dejaron mal herido al varón.

El baleado fue evacuado al nosocomio donde les dijeron que no había personal médico especializado por lo que recomendaron trasladarlo al Cusco. Una ambulancia del Hospital se encargó del transporte, el paciente viajó toda la noche y llegó sobre las 8:30 de la mañana de ayer miércoles acompañado de su esposa e hija quienes de inmediato solicitaron en Emergencia del Hospital Regional la atención del herido.

Grande fue su sorpresa cuando los encargados del trámite administrativo les negaron toda atención y más bien dijeron que se lo llevaran a una clínica, mientras tanto ninguna enfermera y menos un médico se apiadó del estado grave de salud del paciente, nadie salió a atenderlo, el hombre estaba tirado en la camilla de la ambulancia y su mujer rogaba llorando por su atención. Sin embargo como el paciente no había venido “referido” o transferido y con los documentos respectivos del Hospital de Maldonado, no lo querían ni ver en Cusco.

“No tiene papeles, no hubo coordinación con Maldonado y mientras hagamos la referencia serán pues dos días y mientras tanto no te podemos recibir, mejor llévatelo a una clínica, además en UCI no hay camas” dice la esposa que le dijo la encargada de la recepción de documentos en Emergencia. Luego agregó, “Como yo lloraba todavía me dijo, por qué lloras, tus lágrimas no van a solucionar tu problema”.

Alguien le dijo que llame a la prensa y le dio el teléfono de CTC, los periodistas del MATUTINO llegaron, había pasado casi 50 minutos del drama y todo seguía igual, recién al ver las cámaras y la protesta de otros pacientes que habían visto la forma cómo maltrataban a la esposa del herido, una enfermera, de mala gana, con el apoyo del policía de turno y de un enfermero más lo bajaron de la ambulancia y lo internaron. El baleado milagrosamente seguía vivo.

MAS NOTICIAS