siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
MIRECOLES, 23 DE May DEL 2018 Ultima Actualizacion 6:02PM

Comerciante declaró que no fue golpeada por serenos sino cayó al piso

2018-01-21 20:11:15

Versiones sobre una supuesta golpiza por parte de personal de seguridad ciudadana serían falsas

Me caí al piso. Así lo afirma la comerciante Valeriana Ramírez, la mujer herida cuya fotografía se divulgó por las redes sociales el pasado martes; afirmando que serenos y policías municipales habían masacrado a golpes a una comerciante; versión, que sería falsa.

 

Aunque ciertamente la mujer presenta lesiones, ella misma asegura que cayó, sin desestimar si hubo alguna acción negligente de parte de la comerciante o en la intervención de los serenos, esto es lo que textualmente dice el parte policial: “a viva fuerza traté de evitar que me quitaran mis cosas, es así que traté de subir al vehículo y coger mis pertenencias y cuando estaba cogiéndome de la baranda, me hizo soltar uno de los serenos la mano por lo cual caí al piso, debo señalar que el vehículo ya se encontraba en marcha, por lo que con mi caída me ocasioné la ruptura de mi cabeza del lado occipital derecho, asimismo un corte en la mano izquierda a la altura de la muñeca, el cual me suturaron y una escoriación en la palma de la mano izquierda”.

 

Muchas veces fueron cuestionadas las formas de proceder de los serenos de la Municipalidad del Cusco; sin embargo, al parecer en este caso hubo una intención deliberada de usar las redes sociales y a mujeres como la comerciante Valeriana Ramírez para a costa suya tergiversar premeditadamente lo ocurrido y acusar falsamente a los serenos de la municipalidad de haberla agredido brutalmente.

 

Del mismo modo como señalan los propios funcionarios municipales, los serenos y policías municipales también son muchas veces objeto de insultos y agresiones durante el cumplimiento de su función, sino recordemos el caso del efectivo municipal asesinado apuñalado por un ambulante en la gestión pasada.

 

Cuestión aparte, es admitir que el comercio ambulatorio se ha convertido en uno de los mayores problemas del Cusco, pus tanto los ambulantes como los comercios formales invaden veredas y hasta la vía pública con sus mercaderías, sin que la presente gestión de muestras de capacidad para dar alguna solución al respecto.
MAS NOTICIAS