siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
DOMINGO, 19 DE November DEL 2017 Ultima Actualizacion 6:02PM

Zozobra por asalto y robo a cinco buses en la Interoceánica

2017-11-13 20:50:37

Delincuentes uniformados como PNPs estaban provistos de AKMs

KILÓMETRO 98 DE LA INTEROCEÁNICA

Apenas abría los ojos lo desconcertó un fusil AKM que se acercaba a su cabeza, intentó pegarse al respaldo y volvió a escuchar, esta vez más claro “¡Despierta concha…!” el momento era de terror y apenas intentaba ver de reojo dos árboles caídos que bloqueaban la vía, oyó, “¡Esto es un asalto!” Entonces se quedó quieto, temiendo la muerte.

El tipo, que apenas dejaba ver sus ojos y labios por las aberturas del pasamontañas negro al reflejo de la tenue luz del pasadizo del bus de la empresa de transportes Wari, lo obligó a abandonar su asiento Nro. 4 para descender con los otros atemorizados pasajeros, algunos refunfuñaban incómodos porque al igual que a él le sustraían dinero, celulares, tablets, Étc.

Bryan Diestra Lecaro, el sumiso del fusil en el rostro, bajo con cierto cuidado los peldaños del vehículo y ante el claro que formaban linternas pudo ver que los facinerosos llevaban pantalones y borceguís de faena de la “Policía Nacional del Perú”, entonces atravesó por su mente “estos son policías”.

En un abrir y cerrar de ojos ya estaba bajo el bus, cerca de los neumáticos, el avezado del fusil lo apuntaba y esperaba la orden de su compinche que resguardaba al resto de pasajeros que puso boca abajo, al intentar dar la otra cara al asfalto oyó a los lejos la amenaza “¡Mátalo!”, “¡Mátalo”, pensó que no era para él y nuevamente vio de cerca el arma en su rostro, lo sintió, estaba fría.

“¡No me mate!” clamó “¡Tengo una hija!” volvió a suplicar por su familia y después de tensos segundos por fin notó que el desconocido se alejaba con otro alarido de “Concha…”. Bryan ahora podía desencajar el respiro que guardó al ver de cerca la muerte, como el resto que había sido desbalijado.

El atraco era cerca de la media noche del domingo, el vehículo era uno de los primeros en ser interceptado por los “policías encapuchados” detrás vararían una camioneta y un tráiler, cuyos ocupantes también eran despojados de sus bienes y luego descendidos abruptamente para permanecer en el piso.

Solo minutos después llegaría el bus de la empresa Tepsa,  Pablo Guevara Vega, chofer del vehículo que se asomaba sin soltar el volante, abría mucho más los ojos y se preocupaba “es un accidente” pensaba y notaba que sus pasajeros gritaban por la “tragedia”, al acercarse a la escena obligó a su ayudante “¡Bájate!”, “pon las señaléticas para que no nos choquen”.

Al intentar estacionar se le acercaron los encapuchados, algunos haciendo disparos y otros para encañonarlo “¿A quién vas a llamar?” le advertían furiosos al ver que llevó su teléfono celular a su oído para alertar a la Policía. Era en vano, por el lugar no había señal de telefonía.

Pablo se resistía, la absurda actitud le valió un certero golpe con la culata del arma en la cabeza que provocó gritos en las damas, el dolor no lo sintió pero si notó las hileras de sangre que rodaban calientes por sus mejillas, la sangre empapó su ropa. Pablo era el ejemplo de futuras agresiones para el resto que se oponía a la sustracción de sus dineros.

El violento ataque era en simultáneo porque después se asomarían al lugar buses de las empresas, Cruz Del Sur, Iguazú y Transzela, sus absortos ocupantes serían reducidos de la misma forma no sin antes entregar todo lo que tenían en la mano y sus equipajes, entre ellos había turistas brasileños y españoles.

¿POLICÍAS ASALTANTES?

Las decenas de víctimas relataban en la comisaría de Mazuco que los que los asaltantes podían haber sido Policías en ejercicio, no solo por el uniforme y el burdo pasamontañas, sino por la conversación con muletillas de “Promo” y la inacción de un patrullero que después de los 45 minutos que duró el robo, apareció y “no fue tras los desconocidos”.

UNA MUJER VIOLADA

Por versiones de Bryan Diestra, cocinero de profesión e hijo de padres peruanos y chilenos, una joven habría sido víctima de violación sexual por los susodichos, estos para consumar su acto la habrían llevado al monte, a la espesura de la selva. La versión no fue confirmada por la Policía Nacional.

OPERATIVOS

Lo ocurrido en el kilómetro 98 de la vía Interoceánica fue de conocimiento de otras comisarías, los oficiales al mando montaron operaciones infructuosas, porque los tipos se habían hecho humo; en tanto los pasajeros arribaban a Cusco que era el destino final, en el terminal terrestre se vio el malestar y el reclamo a que se les devuelva lo que les arrebataron.

ACCIONES INMEDIATAS

El coronel PNP José Alcántara, jefe de la Región Policial del Cusco, señalaba que esta vía ya fue del ataque de facinerosos que atacaba principalmente a mineros informales que salían con oro de algunos campamentos; pero lo que ocurrió en la víspera era por primera vez y no debería quedar impune, ya que se dispusieron múltiples acciones para dar con los malhechores.

A LA LLEGADA DEL PAPA

A dos meses de la llegada del Papa Francisco a Puerto Maldonado, el atraco refleja la inseguridad en la vía, pese a que meses atrás ya anunciaron el desplazamiento de agentes policiales para evitar el mínimo incidente que frustre la llegada del sumo pontífice. Denis Zambrano, director del terminal terrestre de Cusco, sugirió mayor vigilancia en la vía ya que desde Cusco se intenta garantizar el éxito de la visita del Papa.

MAS NOTICIAS