siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter
LUNES, 25 DE September DEL 2017 Ultima Actualizacion 6:02PM

Mujer evangélica fue asesinada delante de hijo de dos años

2017-06-18 18:34:31

Policía investiga feminicidio y retiene a sospechoso que intentó el suicidio

Hace cuatro años el amor y la iglesia evangélica unieron a Víctor Junior Quispe Aguilar y Yésica Guillén Bolívar, ambos de 18 años de edad, él vestía terno y ella estaba de blanco con un ramo de ilusiones en una fotografía que guarda el padre de la joven, Víctor Guillén León (46). Al adulto no se le ve contento y deja entrever que esa relación no duraría por alguna extraña razón.

DEL HALLAZGO

La mañana del último sábado apareció muerta Yésica en una habitación de la casa K-9, adornada con afiches de Jesucristo y algún cantante evangélico, ubicada en el asentamiento humano Sayariy Sábado Baratillo; ella que en vida se dedicaba a vender artesanías en San Blas yacía sobre su cama, casi cubierta con frazadas.

Juana Bolívar, madre de la víctima, sería quién la encontraría cuando oyó que el hijito de su Yésica, de solo dos años, le decía a su madre que despierte “mami levántate” sin saber que había sido asesinado, pero, pudo ser testigo en su inocencia del crimen causado aparentemente por su propio padre. Esa mañana el niño llevaba en manos una correa, que sería el arma homicida.

Esa mañana la desesperación se hacía de la casa, Víctor Guillén León, corrió a la habitación, intentó reanimarla inútilmente o quizás llevarla a un hospital, al más cercano. Siguió siendo inútil.

La policía de la comisaría de Sipaspucyo llegaría a la escena del crimen por aviso de la familia y con los indicios preliminares hallados en la escena del crimen no descartaba que aquí se registrara un nuevo caso más de feminicidio.

DEL LA APARICIÓN DEL PRESUNTO ASESINO

La noche del viernes Víctor Junior Quispe Aguilar llegó en auto a la puerta de la vivienda K-9 en cuyo interior se alistaba a pernoctar Yésica, su esposa y madre de su hijo de dos años. El padre de la occisa le impidió el paso porque el tipo venía cuando quería a ver a su esposa e hijo.

Quispe Aguilar se fue a dar unas vueltas y volvió por la madrugada para ingresar por el cerco, éste no desestimaba reunirse con su pareja a quien solía dejar a su suerte con su bebé de dos años. Aquella mañana el sujeto habría sostenido una discusión que desencadenó en lo terrible.

Ya a la luz del alba el padre de la difunta oyó que un vehículo se retiraba de la puerta de su casa con el típico sonido de retro, y vio a su yerno huir raudo, no sabía a dónde se dirigía, pero asegura haberlo visto.

En aquel momento nada hizo presagiar a los padres Juana y Víctor que su hija mayor pereció, hasta minutos después de la horrenda escena de madre muerta acompañada de su hijo.

Peritos en criminalística elevaban en un acta que la mujer pereció probablemente por asfixia mecánica y detallaban en el hallazgo múltiples hematomas en el rostro, cuerpo y entre piernas. Lo que hacía deducir que la mujer pudo haber sido también víctima de violación. Hecho que aún no ha sido corroborado.

Mientras estas labores se daban un afligido padre afirmaba al Matutino que el asesino era su propio esposo Víctor Junior Quispe Aguilar, taxista de oficio. En ese momento no tomaba conocimiento aun que el presunto homicida habría intentado la muerte.

EL PRESUNTO HOMICIDA QUISO EL SUICIDIO

Aquella mañana transeúntes y transportistas notaron que un auto se fue al abismo de más de 100 metros del sector de Ñiwas, parte baja de Sayariy Sábado Baratillo, y en este de placa de rodaje  X2N-154 estaba Víctor Junior Quispe Aguilar. Con ayuda de los curiosos se pudo retirar del precipicio al malherido conductor.

Al llegar al hospital de contingencia, Antonio Lorena, el médico Julio Valencia, diagnosticó que el chofer tenía una herida abierta en la cabeza y descartaba preliminarmente un trauma abdominal. Sin embargo cuando fue revisado se le hallaron estos cortes no tan profusos.

Para los agentes de la comisaría de Sipaspucyo, estos serían indicios de un tipo que intentó el suicidio, pero ¿a dónde estaba el objeto? Aquel día peritos en criminalística hallaron una tijera bajo la cama la cual fue retiraba para ser analizada, articulo de escritorio que sería el arma.

Sin embargo el despiste y vuelco del auto no habría sido accidental, sino, que Quispe Aguilar quiso acabar con su vida, en el huayco donde muchas personas perecieron en varios accidentes de tránsito.

¿POR QUÉ LA MATÓ?

La policía y la fiscalía aún no se han pronunciado sobre la causa del asesinato o feminicidio, sin embargo valdrán las versiones del Víctor Guillén, que afirma en la relación matrimonial habían conflictos en la que intervenían los padres del Quispe Aguilar, por discrepancias absurdas. Ellos serían los responsables.

Los problemas al interior de esta familia parecían constantes por la existencia de denuncias en la comisaría de Sipaspucyo, por desaparición de dinero y otros. Sin embargo dejan entrever que después del crimen habría desaparecido unos 8 mil soles, cuyo “paradero” aún no se sabe.

Aquel dinero sería de los ahorros de Yésica, joven madre que a pesar de las vicisitudes ayudaba a su padre a pagar una deuda por la adquisición del terreno de la K-9 en Sayariy Sábado baratillo.

TENENCIA DEL BEBÉ

Víctor Guillén en medio del drama afirma que luchará hasta con su vida por la patria potestad del bebé huérfano, porque teme lo peor en el seno de la otra familia.

JUSTICIA

Las autoridades de administración de justicia, el Ministerio Público a cargo de la fiscal Diana Aedo y la policía de la Divincri hacen lo posible para esclarecer el presunto feminicidio, no obstante el padre de la víctima cree más en la divinidad en Dios.
MAS NOTICIAS